¿No alcanzaste a lavarte el pelo?

Para empezar el día a tiempo, después de entrenar, muchas veces no te deja tiempo para lavarte el pelo. Acá te contamos cómo disimularlo y lucir perfecta durante el día.

Ahora que llegó el frío y la lluvia, salir a la calle con el pelo mojado o húmedo no es opción. No, a menos que quieran agarrarse un buen resfrío. Quienes entrenamos en las mañanas, sabemos lo escasos y preciados que son los minutos, y si a la difícil misión de lavarte el pelo contrarreloj le sumamos el secado, la cosa se complica.

Por eso, con la ayuda de la estilista Paulina Martínez de La Peluquerida (http://www.lapeluquerida.cl), armamos esta guía de consejos para evitar el exceso de oleosidad en el pelo y tips para disimularla. No se trata de andar con el pelo sucio por la vida, pero sí de llevarlo con dignidad cuando el cuero cabelludo refleja el esfuerzo de nuestro entrenamiento.

  • Entrena con el pelo tomado. Este es el principio básico para que el cabello se ensucie lo menos posible. Intenta ocupar una moño que no corte el pelo y si transpiras mucho en la zona de la frente y costados de la cara, un cintillo (ojalá de material absorbente) o pinches vienen perfecto.
  • Lava solo la chasquilla. Si tienes flequillo probablemente ya sabes que llevarlo con estilo exige cuidados específicos, por eso, luego de entrenar lava exclusivamente esta parte. Moja la chasquilla, enjuágala con un poco de champú y sécala como de costumbre. Te tomará un par de minutos y hará la diferencia.
  • Acostumbra tu cabello a menos lavados. Una buena forma de evitar la oleosidad del cabello es reducir el número de lavados, ya que estimulamos menos la glándula sebácea del cuero cabelludo. Para lograrlo, Paulina recomienda lavarlo un día y al siguiente solo mojarlo, aplicar acondicionador o una crema de tratamiento en las puntas y enjuagar.
  • Ocupa champú en seco. El mercado cada vez ofrece más productos de este tipo. Como su nombre lo adelanta, se trata de champús que no requieren agua. Se aplican a modo de spray directamente sobre la raíz (su textura es como de polvo), y absorben en minutos la suciedad visible.
  • Tip casero: bicarbonato de sodio. “Es perfecto para disimular el pelo graso. Lo aplicas directamente sobre la raíz, como un talco, de hecho el talco también funciona. El pelo te quedará un poco más opaco, pero disimula muy bien la transpiración”, explica la dueña de La Peluquerida, salón especialista en belleza natural y orgánica. Eso si, hay que tener mucho cuidado con la cantidad, ¡no querrás quedar con el pelo blanco!
  • Lleva un buen peinado. El look del pelo desordenado, así como que ‘me vengo levantado’, déjalo para otro día. Si tienes que correr a la universidad o trabajo hazte un mono apretado hacia atrás, una trenza o un tomate (puedes ocupar una dona de espuma para dar volumen). Para los pelitos rebeldes, asegura todo con pequeños pinches que pasen desapercibidos, hoy no querrás atraer atención al cabello.
  • Son una excelente alternativa para cubrir zonas oleosas, especialmente en los costados. Además, de paso abrigas tu cabeza del frío. Nuestros favoritos para este otoño-invierno son los pañuelos y turbantes-diadema.

por

Periodista, valdiviana y fanática del sur de Chile. Corro porque me hace feliz, y mucho más si es escuchando reggeaton.

Comentarios