7 errores de corredora que no debemos repetir

De los errores se aprenden, dicen. Por eso este año no tropezaremos con la misma piedra, y acá enumeramos algunas de las equivocaciones más clásicas en las que caemos las corredoras.

Hacerle le cruz al gimnasio. Las corredoras disfrutamos el entrenamiento al aire libre, muchas veces relegamos el gimnasio para quienes solo quieren cultivar su cuerpo, pero ¡error! El entrenamiento de musculatura que se realiza en el gym es fundamental para aumentar nuestro rendimiento y evitar lesiones. Así que, sobre todo en los días de frío o lluvia, el entrenamiento indoor es una excelente alternativa.

No elongar para ahorrar tiempo. El entrenamiento NO empieza ni termina solo con los kilómetros o el trabajo de fuerza, sino que la elongación –antes y después- es fundamental para evitar lesiones, aumentar la flexibilidad, relajar los músculos, aliviar el dolor muscular, entre otros múltiples beneficios. Créanme, esos 5 minutos extra valen la pena.

Olvidar porqué corremos. Si en algún momento dejas de disfrutar los entrenamientos o las carreras, entonces para y reevalúate. Recuerda qué te motivó a correr y busca la manera de reencantarte con este deporte, porque como siempre lo decimos, la condición nº 1 del running, es disfrutarlo.

No darle el tiempo suficiente de recuperación a una lesión. Es por lejos lo peor que le puede pasar a un correr, pero son los riesgos de todo deporte, y si te llegas a lesionar date el tiempo necesario para recuperarte al 100%. Precipitarte por volver solo terminará perjudicándote e incluso convirtiendo esa lesión en algo crónico. Esto va desde una amapolla hasta lesiones más graves como una rotura muscular.

No descansar. Las endorfinas y la energía que provoca correr muchas veces pueden hacer que olvidemos que el descanso también es una etapa muy necesaria. Dosifica la carga de entrenamientos y tómate algunos días libres para que tu cuerpo se recupere. Alternar con otras actividades como yoga o pilates también es una excelente opción.

Elegir la zapatilla más linda y no la más adecuada. Afortunadamente para las ladies más pretenciosas, el mercado runner ofrece cada vez más zapatillas que combinan tecnología y diseño, así que modelos hay para regodearse. Eso sí, lo que debe primar siempre (¡siempre!) al momento elegir el calzado es la funcionalidad y que se ajuste a tu pisada.

No seguir un plan de entrenamiento. Una de las cosas que más conquista del running es su independencia, bastan un par de zapatillas y una superficie donde correr… pero lo cierto es que como cualquier deporte, si quieres practicarlo responsablemente y mejorar, debes establecer un plan de entrenamiento. Si entrenas sola o en equipo, asesórate por especialistas que diseñen un plan personalizado de acuerdo a tus metas para este año.

por

Periodista, valdiviana y fanática del sur de Chile. Corro porque me hace feliz, y mucho más si es escuchando reggeaton.

Comentarios