¡Ups, se me quedaron los audífonos!

Para quienes estamos acostumbradas a correr con música, hacerlo sin puede ser fatal… desastroso, inclusive una excusa válida para no entrenar. Pero correr escuchando nuestra respiración y zancadas tiene grandes beneficios, así que tranquila, sobrevivirás.

Seguro que a más de alguna le ha pasado. Están listas para correr: zapatillas ultra abrochadas, bloqueador solar, pelo bien tomado, reloj en 0, solo hay que darle play a la música y arrancar… y ¡nooo, se te quedaron los audífonos! O ¡el iPod está descargado! Y la cosa es grave, porque lo que para algunas puede ser un simple olvido, para otras puede ser tragedia romana.

Pero correr sin música tiene lo suyo, y sus ventajas son tantas, que incluso puede que te cambies al otro lado de la fuerza luego de intentarlo. Acá te contamos porqué sobrevivirás dándole un break al punchi punchi y sintonizando solo contigo.

  • Correrás más relajada

Seguirle al ritmo a una canción que es demasiado rápida puede hacer que te aceleres más de la cuenta, agotando energía que necesitarás más avanzados los kilómetros. Al escuchar tu respiración y conectar con tu nivel de esfuerzo, tendrás más consciencia a la hora de dosificar tu fuerza.

 

  • Cambia una canción por una conversación

Conversar con una amiga mientras entrenamos es posible, y no solo eso, además ayuda a desarrollar la capacidad cardiovascular. Así que si tu preocupación es que la música te ayuda a distraerte cuando te sientes muy cansada o aburrida, cámbiala por una buena charla con tu compañera de running y verás cómo cumple el mismo efecto (o uno mejor) que los hits de tu playlist.

 

  • Estarás más atenta

Al correr sin música percibirás más el entorno, el paisaje, los sonidos de la naturaleza o la buena onda que se genera cuando te cruzas con otro runners. Notarás detalles que antes pasaste y tu ruta tendrá nuevos atractivos que antes pasarte por alto por ir algo distraída.

 

  • Es más seguro

Aunque correr al ritmo de tu canciones favoritas sin duda es entretenido, ir sin los audífonos te permitirá estar más alerta ante cualquier situación de riesgo, como chochar con otro corredor o tener que esquivar a un ciclista o auto. Así que sobre todo si entrenas de noche, o en lugares con poca visibilidad, considera siempre dejar los audífonos en casa.

por

Comentarios