Corriendo con alergia

¡Qué linda es la primavera! Si no tienes alergia, claro. Nuestra columnista Daniela Paz nos cuenta cómo la enfrenta en días de entrenamiento.

Siempre he tenido alergia. En los días previos a la linda primavera, cuando todo empieza a florecer, me vienen todos los achaques, picazones, ahogos y ojos llorosos. No contaba con que fuera también un tema al correr, pero claro, paseándome por Santiago al aire libre, respirando con entusiasmo, me tenía que tocar.

Acá les dejo algunos consejos para sobrevivir:

  • Accesorios básicos. Lo primero que hay que tener en cuenta es que siempre, pero siempre siempre, hay que andar con pañuelitos. Si en invierno los tenías por algún resfriado, el goteo todavía no se termina. Así que aunque te toque entrenamiento o sólo salir a correr, lleva algunos en tus bolsillos.
  • Preocúpate de la respiración. Es mucho más fácil ahogarse cuando eres alérgico y si andas rápido, lo más probable es que necesites de un fiel inhalador o puff. Si notas que te está costando respirar baja el ritmo y si definitivamente no se pasa, vuelve con tranquilidad a tu casa.
  •  Planifica tu recorrido. Aunque correr por parques y bajo los árboles es algo que a muchos nos encanta, es mejor en esta época evitarlos, prefiere las calles o entrenar algunos días en tu casa, siempre está la aplicación NTC para acompañarte.
  • Prefiere las mañanas. En general al igual que con el smog, las mañanas son más “limpias” y hay menos concentración de polen.
  • Tómatelo con calma. Realmente no hay nada peor que salir con picazones y estornudos. El comienzo de la primavera no es nuestro momento, pero se vienen temporadas mejores.

por

Periodista corredora. Le gusta ver tele y películas además de escuchar buena música corriendo.

Comentarios