#Nutrirunner: Mantequilla de maní

Le tenemos respeto a esta pasta de fruto seco por su alto contenido calórico y graso. Pero para una corredora la mantequilla de maní es energía pura. Las claves: que no contenga químicos ni aditivos y la comerla con moderación.

Correr es un deporte exigente, que requiere que nuestro cuerpo esté bien nutrido antes y después de practicarlo. Pre-entrenamiento requerimos energías para comenzar a movernos y post: nutrientes para regenerar el tejido muscular. En ambos casos la mantequilla de maní es el alimento perfecto: grasas buenas, proteínas, fibra y carbohidratos de lenta combustión. ¡Qué más podemos pedir!

ANTES DE CORRER: Con moderación la mantequilla de maní nos entrega energía que no es liberada de golpe sino que dosificada durante el entrenamiento. Además su alto contenido de proteína te mantiene satisfecha por más tiempo y contiene ácido fólico y vitamina E. 1 cucharada colmada de mantequilla de maní casera es un buen reemplazo al desayuno si es que sales apurada temprano a entrenar aunque no siempre, de vez en cuando porque recuerden: ¡la moderación es la clave!

DESPUÉS DE CORRER: Por su alto contenido de proteínas- dos cucharadas equivalen a 8 g- este es un excelente alimento para recuperarse post entrenamiento. Además es rico en grasas buenas que equilibran los procesos metabólicos y nos ayuda a tener un corazón más saludable. Para después de la actividad física lo ideal es agregarla a un batido o a la avena.

Lo único importante: asegurarnos que es mantequilla de maní 100% natural.

Mantequilla de maní casera
(Para 1 taza)

Ingredientes:
3 tazas de maní tostado sin sal
1 pizca de sal de mar

Preparación:
1. Muele todo en una procesadora de alta potencia. Se puede guardar por 2 meses, refrigerado y en un envase de vidrio

por

Comentarios