Suscríbete
Búsqueda

Cosas que odiamos: uñas negras

Son un problema común entre los corredores y un clásico de las carreras de largo aliento. Feas y a veces dolorosas, las uñas negras son un clásico en las heridas de guerra de running.

Me pasó para mi última media maratón. Cuando celebraba que había salido invicta de heridas por rozadora ni ninguna lesión de otro tipo, mi pequeña uñita del dedo chico del pie derecho decidió tornarse morada, luego azul, para finalizar en un interesante color negro tornasolado…

Con el dolor de mi alma pensé que se iba a caer, pero no, se mantuvo de ese color estoica, hasta que creció lo suficiente para cortarla. Para mi buena suerte era invierno, así que mi uñas negras pasó piola debajo del calcetín, pero se demoró varias semanas en crecer y dejar atrás su pasado oscuro.

No me dolió, solo me pareció muy feo, pero investigando sobre este problema (que es bastante común entre corredores) leí que muchos experimentan dolor constante en la uña afectada, por eso hay que ponerle ojo e ir a un podólogo si la cosa no pinta para bien.

La famosa uña negra se provoca por el impacto repetitivo del pie sobre la superficie, por eso es un clásico en carreras de largo aliento. Para evitarla es fundamental ocupar la zapatilla correcta para nuestra pisada y mantener las uñas de los pies cuidadas y bien cortadas. Así que ya saben ladies, nada de dejar en el olvido nuestros piececitos de corredora (visiten la nota Patitas corredoras al podólogo ), que tener pies runners sanos y hermosos, ¡sí es posible!

 

 

por

Periodista, valdiviana y fanática del sur de Chile. Corro porque me hace feliz, y mucho más si es escuchando reggeaton.

Comentarios

+