Suscríbete
Búsqueda

Mascarillas faciales: un SOS para la piel runner

Aunque vivimos corriendo, siempre hay que hacerse tiempo para cuidarnos. Y para una corredora eso significa combatir la deshidratación de la piel y para eso: mascarillas faciales. Nuestra columnista, Andrea Hartung, nos cuenta por qué este producto de belleza es un indispensable.

¿Tiempo para mascarillas faciales? Es que sí o no que las runners siempre andamos corriendo. Y no solo en la pista o en la calle, me refiero a ¡la vida misma! Al menos yo corro de la casa a la oficina, de la oficina al gimnasio, del gimnasio a la oficina, de la oficina a la casa, y así, se nos va la vida sin que tengamos mucho tiempo para parar un rato.

Por eso, muchas veces obviamos el autocuidado, especialmente en la noche, y apenas nos podemos acostar ¡lo hacemos! Más nosotras que sabemos que dormir mejor equivale a una mejor recuperación y a correr más rápido.

Pero no por eso vamos a dejar de lado nuestra rutina de belleza… y si lo hacemos, la solución está en las maravillosas mascarillas faciales. Yo me convertí en una adicta, lo reconozco, y siempre tengo un par a mano. Para nosotras que corremos y que necesitamos hidratación en todos los aspectos de la vida, recomiendo mascarillas hidratantes, pero ojo, que hay de distintos tipos y para distintos fines.

Nuestras mascarillas faciales preferidas

Si tienes más tiempo y te quieres regalonear, te recomiendo una rica mascarilla hidratante en gel, como la mascarilla nocturna de Uriage que encuentras en Cruz Verde a base de agua. La dejas toda la noche y la piel te queda radiante y ultra hidratada.

Si te gusta subir la foto con mascarilla a Instagram –no seré yo quién te juzgue- opta por las sheet masks, o mascarillas de papel. También existen unas de papel o de hidrogel que son exquisitas. Yo opto por las de Purederm que venden en Paris.cl y que de verdad cumplen con hidratar. Esta misma marca tiene parches para el contorno de ojos que rellena las líneas de expresión provocadas por la deshidratación ¡Un must!

Eso sí, te recomiendo guardar las mascarillas faciales en el refrigerador, para que el efecto antiinflamatorio las haga todavía más power.

Lo mejor de usar mascarillas cuando tenemos poco tiempo, es que con 15 minutos de aplicación conseguimos hidratar nuestra piel aunque la hayamos dejado botada toda la semana. Nada mal para una vida rápida y furiosa ¿no?

por

Periodista runner y mamá de dos guaguas. Corro porque me hace feliz y eso es lo que intento transmitir a los demás.

Comentarios

+