Suscríbete
Búsqueda

Trail Running: 8 claves para preparar tu primera carrera

Una carrera de Trail Running puede ser el desafío perfecto que necesitamos para salir de la rutina y atrevernos a correr por los cerros. Pero antes de ponernos el dorsal ¿Qué necesitamos saber para salir victoriosas, enteras y con ganas de volver? Acá 8 consejos claves para conquistar las montañas.

Siempre me preguntan cuál es la diferencia entre correr la calle y el cerro. Running vs Trail Running. ¿Qué es más entretenido, cuál de los dos es más difícil, y si corres todo el rato o caminas? Mi respuesta siempre es la misma: ¡son cosas muy distintas!

El único común denominador es correr. Independiente de la distancia, el trail running puede resultar muy duro, y si no estás preparada, puede convertirse en una experiencia que no quieras volver a repetir

El ítem diferenciado del trail running es que aunque sepas cuántos kilómetros vas a correr estimar el tiempo en que los terminarás dependerá de múltiples factores, muchas veces, fuera de tu alcance.

Si en la calle sabes tu tiempo en 21k o maratón, en el cerro las cosas cambian. Esa 1 hora 49 que te demoras en media maratón, pueden resultar fácilmente 3 horas y media en trail. Y es que un mísero kilómetro te puede tomar fácilmente 15 o 20 minutos.

8 claves para dominar las carreras de Trail Running

Cada vez son más las mujeres que se atreven a probarse en la montaña, y aquí te damos algunos consejos para preparar tu primera experiencia en el trail running. Hay que preparar mente y cuerpo.

1. Lo primero es lo primero

No puedes llegar directo a la carrera sin haber corrido en cerro antes. Además, eso quiere decir que tampoco probaste las zapatillas, lo que es un gran fail en cualquiera de las anteriores (calle o trail).

2. Deja el reloj en la casa

Si el ritmo y el tiempo son algo muy importante para ti, será mejor que comiences sin reloj. Los tiempos cambian en el cerro y a partir de ahora debes pensar en distancia, mejor olvidarte del ritmo. Incluso es mejor que, de una, asumas que te demorarás el doble de lo que te toma esa misma distancia en la calle. Tómatelo como un desafío contra la naturaleza, así la motivación es mayor, porque es muy fácil frustrarse con la primera subida. ¡Imagínate si una corrida de calle partiera en 3K en ascenso!

3. Hay una primera mitad, y una segunda

En el último trail que corrí ( 33K del Merrell Futangue Challenge) estuvimos mucho rato tratando de encontrar una palabra clave que describiera lo que había que hacer en una carrera de cerro. Y concluimos que era: dosificar. Si bien mantener un ritmo será difícil, debes analizar la altimetría de la carrera para tener en cuenta planos, subidas y bajadas. Ya que si te exiges demasiado al principio, no habrá pierna que aguante una subida final, o bien, un simple plano. Debes dosificar la fuerza en el recorrido, de ahí la importancia del estudio previo de la ruta.

Un buen ejercicio para aprender a llevar los cambios de ritmos es el fartlek, en el que alternas cambios de ritmo y velocidad durante un tiempo determinado. Ideal si los haces en terreno con subida y bajada.

4. No te olvides de la preparación física

En la calle corres hacia adelante, el leve desnivel que suelen tener las carreras conlleva casi siempre a usar el mismo grupo de músculos. Sin embargo, en un sendero de montaña no solo hay desnivel, también hay curvas, hoyos, cambios de terreno, piedras y raíces, entre otros. Los constantes cambios hacen fundamental fortalecer otros músculos, mejorar el equilibrio y la agilidad y fortalecer tobillos. Por lo que resulta ideal la guía de un experto que te señale cuáles son los ejercicios que deberías incluir en tu rutina.

5. Desconexión sí, pero desconcentración no

Si bien solemos decir que al correr logramos desconectarnos, en el cerro podemos disfrutar de la desconexión de la ciudad, pero notarás que vas mucho más concentrada que en la calle. Esto, porque debes anticipar lo que viene. ¿Cómo lograrlo? No mirar directamente hacia abajo, sino un poco más adelante para ver hoyos, raíces u obstáculos que puedan terminar en caída y lesiones.

6. ¡Levanta los pies!

Un clásico del trail y algo que te ocurrirá quizás muchas veces es el tropezarte básicamente todo. Y si no eres de las que levanta mucho los pies, aquí comenzarás a hacerlo. De otra forma te lo pasarás en el suelo. Y es que solo así serás capaz de reaccionar antes de resbalarte o perder el equilibrio.

7. Las zapatillas, como siempre, la clave

No solo de calle vive el runner, y en el cerro también tendrás que encontrar el par de zapatillas que más se acomode. Buen agarre, buena transpiración, sujeción del pie y tobillo, además de amortiguación. Pruébate varias antes de elegir una, y lo más probable es que tu primera compra no sea la definitiva. A medida que vas acostumbrándote también vas descubriendo qué buscas y qué necesitas en una zapatilla de trail.

8. Entrégate y disfruta

Por lejos, lo mejor que tienen las carreras de trail son el ambiente entre corredores y las vistas. Puedes parar tranquilamente a disfrutar del paisaje, sin tener la presión de la competencia. Si no disfrutas la naturaleza aquí, entonces cuándo.

por

Periodista, peatona, runner AM y a veces PM. No tengo pedigrí de atleta, corro porque me gusta.

Comentarios

+