Suscríbete
Búsqueda

¿Cuántos 10 y 21 K correr para ir por un maratón?

Siempre es motivante cruzar la meta, de los kilómetros que sean, ¿o no? Al menos yo, cada vez que llego, me siento súper héroe y en mi cabeza lo primero que se asoma es: ahora sí que me atrevo con un maratón ¿Pero cómo saber si estamos preparadas de verdad?

¿Cómo saber cuándo estamos preparadas para correr maratón? ¿Estamos listas? Cuando comenzamos a correr nos motivamos tanto que muchas veces apuramos los procesos. Carlos Warnke, Head Coach de Warnke Running Team (www.wrt.cl), cuenta que desde el punto de vista de la motivación, es difícil decirle que no a esa “garra personal”.

Pero tratando de dejar la emocionalidad de lado y concentrándonos en el rendimiento, en el caso de una corredora amateur, recomienda al menos 4 años de experiencia. “Yo lo asocio a los años que llevo en el mundo del running: para un corredor muy amateur, aconsejo que con 4 o 5 años de experiencia en distancias previas corriendo 10 y 21 K, podemos afrontar una maraton. No hablamos de tiempos objetivos ni rendimiento, sólo alcanzar la meta”, explica el entrenador.

¿Cómo llegar a estado maratón?

Este desafío requiere de una programación anual: los primeros dos años abarcar corridas cortas – hasta 5 o 10 K – y, con esa base, abordar los próximos 2 con distancias de 10, 15 ó 21, para luego en el año 5 saltar al maratón. “Es muy habitual ver corredores partir con la distancia madre y esto recae en un sinnúmero de problemas, principalmente lesiones crónicas que se arrastran de por vida”, advierte.

Ahora, qué pasa con una corredora habitual, que ya tiene en su cuerpo carreras de 10, 15 y 21 k de manera más constante, y que se entusiasma hoy, en septiembre de 2019, a correr la maratón completa de Santiago de abril del 2020. ¿Alcanza? Su respuesta es sí. “Totalmente, estamos a 32 semanas, eso me da un margen incluso de comenzar un buen proceso, con 6 meses de entrenamiento con miras a abril de 2019”.

Para él, es vital contar con un coach. “Es quien te conocerá tanto dentro como fuera de las pistas, tus estados de ánimo y vida en general, y decidirán en conjunto cuándo y donde pueden correr y competir, además de cuándo dar el gran paso a la maratón”.

 También hay deportes alternativos que mejoran procesos fisiológicos similares a lo que es correr, como el spinning, natación y aquellos deportes que involucren la capacidad aeróbica por sobre aquellos más intensos.

Recomienda además complementar con exámenes físicos y de este modo  ‘profesionalizar el hobbie’: así llegaremos mejor preparadas a nuestros entrenamientos y sobre todo al día de la competencia.

 

por

Donante, periodista, sureña, amante de los libros y corredora autodidacta. Hace menos de 2 años me puse las zapatillas y nunca más paré.

Comentarios

+