Suscríbete
Búsqueda

Así el yoga me ha enseñado a ser una mejor corredora

La gracia del running es que se puede complementar con otras actividades, Acá nuestra columnista Nicole Forttes nos cuenta como ha ido cambiando las mañanas de sábado de trote por practicar yoga y cual ha sido el efecto a la hora de correr.

Admitamos que correr es algo repetitivo, donde siempre usamos los mismos grupos de músculos y a la larga tanta repetición provoca algún tipo de dolor, molestias e incluso lesiones. Existen muchas formas de complementar el running para evitar que eso pase: bicicleta, nado, elíptica, son los más comunes y a eso se le puede sumar otras alternativas. Aquí repaso como la práctica de yoga me ha ayudado a mejorar con el running.

Diversos expertos coinciden que practicar yoga es excelente para la etapa de recuperación, ya que alivia el dolor y la tensión en los músculos y restaura el rango de movimiento, ya que es una elongación permanente.

De los tipos de yoga no voy a hablar, son diversos,  complejos y tienen muchas variantes, lo  daría para otro post completo. Lo que sí puedo hablar es de los efectos ( Los 4 grandes beneficios del Yoga para runners) que ha tenido esta práctica en mi cuerpo y en mi cabeza (porque he efectos sobre la concentración).

Qué he aprendido del yoga

Hasta el momento he aprendido adescansar mientras la practico. Aunque estoy haciendo una actividad física, estoy descansando y relajándome, ya que a diferencia de otros deportes,  permite a través de la concetranción en cada movimiento aislar la mente de otros pensamientos y centrarnos sólo en el cuerpo, la respiración y la postura, lo que permite un alto grado de relajación. Sin duda, lo recomiendo.

Aprendí a conocer mi cuerpo. El yoga  permite conocer a fondo todo el cuerpo y los distintos grupos de músculos y articulaciones, además el hecho que todos los movimientos estén coordinados con respiraciones, hace que se genere más energía y la sangre se oxigene más, lo que se traduce en una sensación de vigor y reestablecimiento, además de evidenciar mejorar la capacidad pulmonar, si eso se replica al momento de correr: respiras mejor y corres mejor.

Se activó mi concentración. Algo pasó después del yoga que ahora siento que corro más concentrada. Voy pensando en la forma en que estoy respirando, en las posturas corporales y en tratar de soltar el cuerpo, ya que de forma inconsciente tendemos a correr de manera rígida con los hombros y los brazos tensos, lo que repercute en dolores de espalda o en tensión acumulada en la zona lumbar.

Y creo que hacer yoga ha tenido como consecuencia recuperar una flexibilidad que estaba escondida y mejorar el balance de mi cuerpo, esto último lo noto en los ejercicios de balanceo que hago en el gimnasio viendo frente al espejo que mis piernas tiritan menos.

Como dato, existen planes de preparación que mezclan el yoga y el running y siempre revísalos con quien entrenes para evitar algún tipo de lesión.

 

 

por

Periodista y corredora. Trabajo con innovación, emprendimiento y políticas públicas. Correr es lo mejor que me ha pasado en los últimos 5 años.

Comentarios

+