Suscríbete
Búsqueda

Mi primera vez en trail running

Siempre le había tenido susto al trail running, hasta que lo probé y tengo que decir que me encantó. Acá les cuento mi primera experiencia subiendo por un cerro y cómo superé el temor pasándolo bien.

Cuando me ofrecieron ir a subir un cerro, mi primer instinto fue decir que no. La única razón es que me aterraba caerme, lesionarme y perder todo mi entrenamiento. Quizás fui fatalista, pero era una posibilidad.

Pero cuando desde Merrell me ofrecieron ir con un grupo experto, que me podía asesorar, me sentí algo más protegida y partí. El lugar elegido fue Cerro Las Papas y los kilómetros fueron unos modestos 6k, que hice en más de una hora.

Algo que no consideré del trail, es que tiene mucho más relajo que correr en cemento. Muchos paraban a mirar el paisaje y en las partes muy empinadas, iban más tranquilos. Porque en serio en los primeros metros sentí que mis gemelos estallaban y supe que no sería una corrida como las otras.

Poco a poco agarré confianza, fui subiendo más rápido, paraba cuando debía, hasta que llegué a la cima, que fue lo mejor! Una vista preciosa de Santiago que coincidió con el atardecer.

Pero luego venía mi terror más grande: la bajada. Ahí tuve una compañía todo momento. Me aconsejaron como que pisara con las puntas de los pies, que mis rodillas se rotaran un poco hacía afuera y que mi cuerpo se mantuviera un poco hacía adelante. Así lo hice y llegué sin parar de correr al comienzo, y terminé sin caerme y muy aliviada.

No sé si cambiaría el tranquilo cemento, por la magia del cerro. Pero definitivamente fue una linda experiencia que volvería a repetir.

por

Periodista corredora. Le gusta ver tele y películas además de escuchar buena música corriendo. Pueden seguirla en su cuenta de Instagram @amigasquecorren

Comentarios

+