Suscríbete
Búsqueda

Fricción de corredor: todo lo que debes saber para evitarla y combatirla

¿Qué es más molesto que una lesión? La fricción de corredor ¡de todas maneras! Ella es la culpable de las odiosas ampollas o de las quemaduras en nuestra piel post carrera o entrenamiento. Acá te contamos todo lo que necesitas saber para prevenirlas y tratarlas.

¡Maldita fricción de corredor! Una de las ‘heridas de guerra’ más típicas son las provocadas en nuestra piel por el roce de alguna prenda deportiva o accesorio.

¿A quién no le ha salido alguna ampolla odiosa después de una carrera o un entrenamiento?

Hablamos con la doctora Carla Muñoz, dermatóloga de GLOBADERM y de la Clínica Santa María de La Dehesa, quien nos comentó que las lesiones más habituales generadas por la fricción son las ampollas – esas bolsas de líquido entre las capas de la piel -y las erosiones – en parte o bien de la totalidad de la epidermis -.

Esta fricción de corredor se produce cuando una superfice dura o áspera tiene contacto persistente en nuestra piel. Y si a ese roce agregamos movimiento, es más fácil producir la lesión.

En el caso de ropa con bordes gruesos que generen contacto  con movimiento, por ejemplo zapatillas algo sueltas, o costuras en mangas de poleras, el daño se produce más fácilmente. La ropa sintética favorece también este “índice de fricción”.

Entonces, para prevenir, debemos buscar ropa que se ajuste adecuadamente a nuestro cuerpo, ni muy suelta ni muy apretada, parámetro que debemos aplicar tanto para las zapatillas como para poleras, shorts, y otros.

La Dra. Muñoz nos da un muy buen consejo para no equivocarnos en ello: “Al probar la ropa fijarse si alguna zona tiene roce o se siente una aspereza al mover piernas o brazos. Lo que en reposo es una pequeña molestia, al correr por un periodo  mas de 15 minutos generará una lesión”. 

Y en cuanto a la piel, recomienda mantenerla muy humectada. “Una piel humectada adecuadamente tiene un mejor función de barrera cutánea que una piel seca” agrega.

En zonas donde hay roce conocido (pies, brazos, torax, muslos, otros), aconseja usar emolientes mas gruesos antes de correr, como vaselina o derivados para disminuir el coeficiente de fricción.

Y para los periodos de entrenamiento, recomienda poner atención a cuáles son las zonas más sensibles, y protegerlas adecuadamente,  ya sea con vendajes, gasa, o algodón antes de correr, y luego volver a humectarlas adecuadamente.

 

por

Donante, periodista, sureña, amante de los libros y corredora autodidacta. Hace menos de 2 años me puse las zapatillas y nunca más paré.

Comentarios

+