Suscríbete
Búsqueda

Probióticos y Prebióticos: juntos, pero no revueltos

Probióticos y Prebióticos: nombre similar, pero de naturaleza y funciones muy diferentes, conversamos con Jessica Liberona -nutricionista e integrante del programa de Obesidad y Diabetes de Clínica Universidad de los Andes- para saber más y cómo incorporarlos en nuestra alimentación runner.

Según la Organización Mundial de Gastroenterología, los probióticos son microorganismos vivos que ingeridos en cantidades adecuadas, aportan beneficios para la salud de quien los consume. Se trata de bacterias o levaduras presentes en alimentos, medicamentos o suplementos dietéticos.

A diferencia de las bacterias vivas de los probióticos, los prebióticos son sustancias sin vida, que ayudan a modo de complementos energéticos para las bacterias beneficiosas. Son compuestos que el organismo no puede digerir, pero que tienen un efecto fisiológico en el intestino, al estimular, de manera selectiva, el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas (bifidobacterias y lactobacilos).

Para saber un poco más, la nutricionista Jessica Liberano contesta algunas preguntas básicas sobre probióticos y prebióticos

 

  • ¿Qué son? 

Probióticos: son microorganismos vivos que, al consumirlos, se unen a las bacterias que hay en el intestino grueso.

 

Prebióticos: son unas fibras vegetales no digeribles que benefician al organismo al estimular el crecimiento y acción de las bacterias que hay en el intestino grueso. Esto ocurre porque el cuerpo no puede digerirlas, entonces llegan al intestino.

 

  • ¿Para qué sirven ?

 

Probióticos: su función es mantener la flora intestinal, así estimula el sistema inmunológico.

 

Prebióticos: estimulan el crecimiento y acción de las bacterias que hay en el intestino grueso, Incluyendo los probióticos.

 

  • ¿Cómo incorporarlos en nuestra dieta? 

 

Probióticos: se encuentran en lácteos fermentados, principalmente yogurt. También hay en otros alimentos fermentados como Kombucha, Chucrut y pepinillos agridulces.

 

Prebióticos: en verduras y frutas, sobre todo las que tienen más fibra, ya que contienen hidratos de carbono complejos.

 

¡Ambos pueden consumirse también en suplementos!

 

por

Periodista, valdiviana y fanática del sur de Chile. Corro porque me hace feliz, y mucho más si es escuchando reggeaton.

Comentarios

+