Suscríbete
Búsqueda

Correr y ansiedad: el maravilloso efecto ansiolítico del running

Correr y ansiedad. Alejado de los fármacos, el running se ha convertido es una eficiente medicina contra la ansiedad y la depresión leve. Saludable, barata y entretenida, acá te contamos por qué correr es el mejor aliado de una vida sana a nivel físico y mental.

  1. Al correr nuestro cuerpo produce una (¡bendita!) sustancia llamada endorfina, también conocida como la hormona de la felicidad. Este compuesto nos lleva a un estado de euforia mientras sumamos kilómetros, lo que provoca que estemos de mejor humor, nos sintamos más felices y menos ansiosas. A pesar de que no hay un momento particular en que las generamos, los estudios coinciden en que sería a partir de los 30 minutos de hacer deporte.
  2. El tiempo que dedicamos a entrenar nos obliga a alejarnos de la rutina estudiantil o laboral, del ciclo de preocupaciones o pensamientos negativos que muchas veces provocan los estados de ansiedad. En este sentido las jornadas destinadas a correr se convierten en una práctica terapia para despejar la cabeza, enfocarnos en nuestro desempeño deportivo y cambiar el ‘switch’ con nuestros compañeros de equipo o en un tranquilo trote solitario.
  3. Entrenar en equipo invita a sociabilizar, o incluso hacerlo sola también propicia cruzarse con otros corredores, y se ha comprobado que estas interacciones, el sentirse parte de un equipo o de una disciplina deportiva (para quienes entrenan solas) promueve reducir cuadros de ansiedad y depresiones leves.
  4. Mejorar la confianza en nosotros mismas y hacernos mentalmente más fuertes es también una buena forma de calmar la ansiedad que pueden provocarnos situaciones personales y laborales. Es así como mejorar nuestro ritmo, completar una carrera o simplemente cumplir responsablemente con un entrenamiento son efectivas vías para hacerle frente a la ansiedad.
  5. Pensar, reflexionar y concentrarse. Esas tres acciones que propician un entrenamiento son una buena forma de resolver conflictos que gatillan la ansiedad. Este espacio se convierte así en una especie de terapia personal que lleva a darle una vuelta a nuestros problemas, ordenar las ideas y calmar la mente.
  6. El insomnio es una de las consecuencias más agotadoras de este trastorno y que además lo acrecienta, por lo que el cansancio que provocan los entrenamientos contribuirán directamente para conciliar el sueño llegada la hora de dormir.

por

Periodista, valdiviana y fanática del sur de Chile. Corro porque me hace feliz, y mucho más si es escuchando reggeaton.

Comentarios

+