Suscríbete
Búsqueda

Leche dorada, la bebida healthy de moda

De origen indio la Leche Dorada es libre de cafeína, gluten y tiene propiedades antiinflamatorias, que fortalecen las defensas. La ‘golden milk’ amenaza a los smoothies y kombucha en el podio de las bebidas saludables. Una combinación de ingredientes que promete equilibrar cuerpo, mente y espíritu.

De la corriente medicinal ayurveda, llega la Leche Dorada uno de los rescates gastronómicos más tradicionales, saludables y ricos.

La leche dorada -o Haldi ka dooh- en hindi, combina pocos ingredientes, pero ojalá en estado puro (sátvicos), uno de los principios ayurvédicos fundamentales, que potencia la capacidad de los alimentos para equilibrar las fuerzas que determinan todas las funciones biológicas y psicológicas del cuerpo y la mente.

¿Qué tiene la Leche Dorada?

Su ingrediente principal es la cúrcuma, responsable de su color dorado, pero sobre todo de sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, anticancerígenas, purificadoras de la sangre y favorecedoras de la eliminación de toxinas a través del hígados.

La curcumina (el polifenol de la cúrcuma) se considera un antibiótico natural y fortalecedor de las defensas, por eso se recomienda tomar la leche dorada sobre todo en invierno, cuando los resfriados acechan.

La base, como lo adelanta su nombre, es la leche. Aunque la tradición ayurveda sugiere consumir leche animal sin pasteurizar, son bienvenidas las leches pasteurizadas o incluso vegetales.

El toque final los dan las especias (canela, cardamomo, jengibre, vainilla, nuez moscada, etc.), y en particular la pimienta negra, que cumple el rol de facilitar la absorción de la cúrcuma y del resto de los ingredientes.

Para endulzar siempre privilegia ingredientes naturales (no refinados) como el sirope de agave, miel o panela.

Receta básica de Leche Dorada 

Ingredientes:

2 tazas de leche (400 cc) animal o vegetal

1 cucharadita de cúrcuma en polvo

Especias y endulzante natural a gusto

Preparación: 

1. En una olla agrega la leche, cúrcuma y especias, y revuelve suavemente.

2. Calentar a fuego lento algunos minutos, pero sin que hierva.

3. Servir en un tazón (si quieres puedes agregar miel o un ramita de canela para decorar).

por

Periodista, valdiviana y fanática del sur de Chile. Corro porque me hace feliz, y mucho más si es escuchando reggeaton.

Comentarios

+