Qué hacer y qué no al correr con tu perro

Si vas a correr con tu perro hay ciertas cosas que SÍ puedes y debes hacer y otras que NO para que el entrenamiento sea entretenido y seguro para los dos.

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, y en el caso de las runners este podría ser su mejor partner de entrenamiento. Además, tu perro siempre va a querer pasar más tiempo contigo y tienen mucha energía para gastar (corriendo). Sin embargo, hay ciertas cosas que SÍ puedes y debes hacer y otras que NO si vas a correr con tu perro. De esta forma el entrenamiento será entretenido para los dos, beneficiosos y sin poner a ninguno de los dos en peligro.

Las cosas que SÍ debes hacer al correr con tu perro:

– Darle una oportunidad. No puedes decir que tu perro no es un buen partner si no les ha dado la oportunidad de probarlo. Ellos necesitan, al igual que los humanos, hacer ejercicio, ya que, como nosotros, tiene el problema de la obesidad.

– Chequeo médico previo. Antes de lanzarte, aun cuando la raza sea perfecta, debes llevarlo a un veterinario que chequee que esté todo en orden. Cada perro es diferente y además podría recomendarte la dieta ideal y el nivel de entrenamiento que puede resistir.

– Empezar de a poco. Así como comenzaste tú debes hacerlo con tu perro. No puedes sacarlo el primer día y correr 21k. Si tú empezaste con 5k, debes considerar el mismo proceso para tu mascota.

– Prefiere los trails. Claramente tu perro va a preferir correr en ese tipo de terreno antes que el pavimento, además les hace mejor a ambos y disfrutan del paisaje.

– Enséñale lo básico. El perro que, por lo general, se sabe comportar, no debería tener problemas para correr. Pero el ítem correa corriendo puede ser algo nuevo para los dos. Esto no es como cuando salen a pasear, ahora no podrá parar en cada árbol a hacer sus necesidades, y si corre sin correa la idea es que vaya contigo y controle la ansiedad de salir corriendo hacia cualquier lado. Y los expertos recomiendan también enseñarle el ‘déjalo’, esto para cuando se encuentren con alguna distracción, que sean capaces de ignorarlo y entender que esta actividad es correr y no jugar con la basura de alguien o salir persiguiendo a otro perro. Lo mismo con los semáforos y las esquinas, puedes tener unos días de entrenamiento previo y luego hacer la salida oficial.

– Tomar pausas de agua. Ya conoces a tu perro, así que ya sabes cuando tiene sed. Los expertos recomiendan parar cada 10 minutos y ojala lleva algo que contenga agua por si no hay en la ruta. En ese caso puedes elegir siempre una que conozcas y sepas tiene agua en el camino.

– Revisar sus patas. Siempre chequea que estén ok cuando vuelvan del entrenamiento. Heridas, quemaduras, cualquier lesión es posible. Y en verano evita las horas de calor porque sus patas lo resientes.

– Disfrutarlo. Una vez que logren complementarse lo único que queda es disfrutarlo. Y la mejor señal será verlo mover la cola cuando vea que tomas tus zapatillas de running.

Lo que NO debes hacer al correr con tu perro:

– Asumir que tu perro es runner. Ok, está bien que quieras que corra contigo, pero debes considerar su salud y raza para saber si es posible que entrene contigo. Una vez que confirmes esto, puedes darle la oportunidad.

– Correr con ellos de cachorro. El ítem edad es clave, ya que si son demasiado jóvenes sus cartílagos y huesos se podrían ver afectados. Y una vez más dependerá de la raza a la edad que puede empezar a entrenar contigo.

– Saltarte el calentamiento. Tu nuevo partner de entrenamiento debe hacer exactamente lo mismo que tú antes de correr. Una caminata rápida o un trote lento por algunos minutos para comenzar luego a correr. Así los dos evitan lesiones.

– Dejar que ellos tomen el mando. Si el perro está entrenado y puede correr sin correa, perfecto. De lo contrario, debes mantener la correa ajustada sobre todo en las primeras salidas, y nunca demasiado larga para que te de problemas con otros corredores o las distracciones que pueda haber en el camino. Mantenla firme para que entienda que están corriendo juntos, que no es un paseo y que definitivamente él no es quien te lleva.

– Correr con él cuando hace demasiado calor. La temperatura de los perros sube mucho más rápido que en los humanos, y es que su pelo influye, además no sudan.

– Ignores las señales. Debes observarlo de vez en cuando, ya sea corriendo o después. Si ves letargo, debilidad, vómitos, o cualquier síntoma extraño y no típico en él, es mejor que acudas al veterinario.

– Darle premios demasiado temprano. Aquí humanos y perros son iguales, cuando recién acabas de correr no te comes le snack, esperas unos minutos, lo mismo pasa con ellos. Deben bajar la temperatura del cuerpo, lo mismo con el agua, no puede ser demasiado helada. Y antes de hacerlos entrar deja que suelten un poco más y que hagan sus necesidades antes.

REVISA MÁS :

Ellos también necesitan hidratarse Electrovet: el isotónico para perros

Las mejores razas para correr según la revista Runner’s World: https://www.runnersworld.com/running-with-dogs/the-best-types-of-dogs-for-runners

por

Periodista, peatona, runner AM y a veces PM. No tengo pedigrí de atleta, corro porque me gusta.

Comentarios