Suscríbete
Búsqueda

Tacos y zapatillas: ¿pueden convivir?

Habitualmente las corredoras nos preocupamos muchísimo de las zapatillas y es el item en que más invertimos. Pero si andamos la mayor parte del día con tacones, ¿qué pasa con nuestros pies?, ¿afecta el rendimiento al sumar kilómetros?, cuál es la altura sugerida? Acá algunas respuestas.

09.00 Am. Tacones en la oficina. Te mueves de un lado a otro, al almuerzo sales a hacer trámites, sigues trabajando post lunch y recién tipo 19.00 con suerte te bajas de los zapatos. 10 horas con algunos centímetros más.

 

¿Cómo sientes tus pies tras esa posición forzada de horas? Y lo más importante: ¿afecta tu rendimiento al momento de correr?

 

Hablamos con Sebastián Rodríguez, kinesiólogo de KPM ( kmp.cl), quien aclaró que lo primero que hay que tener en cuenta es que el uso de tacones afecta no solo a los pies, sino también a otras articulaciones como rodillas, caderas y columna vertebral.

 

“El principal cambio se ve en modificación de la mecánica al momento de caminar y permanecer de pie:  el tacón cambia la posición neutra (normal) una posición con una flexión plantar (“punta de pies”) exagerada. Ésto modifica la forma de moverse, desde el tobillo hasta la columna, y puede traducirse en lesiones”, cuenta Rodríguez.

 

Estas afecciones se ven principalmente en personas que usan tacones altos,  que por consenso es mayor o igual a 2 pulgadas (5,08 cm). Por ende, la recomendación sería utilizar tacones bajo estas medidas (apenas termines de leer esta nota, anda a buscar una huincha y mide tus favoritos!).

 

Para las corredoras, dice Rodríguez, los problemas se van a ver reflejados principalmente en la actividad muscular y las posibles alteraciones en la flexibilidad de la misma. “Es muy probable que la musculatura de la pantorrilla (Gastrocnemios, sóleo y tibial posterior) se encuente más acortada y que la musculatura encargada de la flexion dorsal del pie (“levantar punta de pie”) se encuentre más inhibida o incluso débil. En terminos prácticos, van a tener unas pantorrillas mas propensas a la sobrecarga muscular (contracturas, desgarros) y una musculatura anterior débil que puede tender a generar tendinopatías si se le exige mucho”.

Además, se pueden encontrar problemas similares en la relación existente entre los cuadriceps con los isquiotibiales y entre los gluteos y flexores de cadera.

 

Si no puedes dejar de usarlos, Sebastián recomienda trabajar constantemente la flexibilidad y estabilidad de las extremidades inferiores, combinado con un trabajo integral de fortalecimiento y flexibilidad / elongación. “En mi experiencia personal como profesional he visto que realizando una buena evaluación del paciente, identificando las principales deficiencias y trabajando los problemas de forma integral, los resultados son positivos”,finaliza.

 

 

 

 

 

por

Donante, periodista, sureña, amante de los libros y corredora autodidacta. Hace menos de 2 años me puse las zapatillas y nunca más paré.

Comentarios