Suscríbete
Búsqueda

5 consejos para correr en verano

Aunque no es la mejor temporada para correr, por las altas temperaturas y la radiación solar, no podemos parar. El entrenamiento debe continuar. Por eso durante estos meses les daremos diferentes consejos sobre cómo correr bien este verano, por ahora les dejamos 5 claves generales para considerar.

 

Muy temprano o tarde en la noche. A muchas les cuesta o de frentón no les gusta pero la mañana es una excelente hora para entrenar tanto en verano o en invierno. El día comienza con más energía, se activa el metabolismo y es más fácil conciliar el sueño en las noches. Además en verano, cuando las temperaturas se mantienen elevadas hasta casi terminado el día y cuando hay más actividades ‘after office’, el horario AM es incluso aun más recomendable. Pero si eres una noctámbula, es importante que esperes hasta que las temperaturas bajen para comenzar a entrenar y dedicarle tiempo a bajar las revoluciones cuando termines para no perder horas de sueño.
Hidratarse al máximo. No se trata de tomarse un litro de agua o una isotónica al seco llegando del entrenamiento. En verano la hidratación debe ser constante y abundante, como mínimo 2 litros e incluso 3 en días de entrenamiento largo. Si antes no considerabas necesario tomar bebidas con electrolitos este es el momento, con el exceso de sudor estos minerales se pierden más rápido y es necesario recuperarlos para mantener una hidratación equilibrada.

Usar la ropa adecuada. Puede ser poca ropa o un atuendo tapado pero liviano. Lo importante es estar cómoda y evitar la sudoración excesiva que puede fomentar la deshidratación. Correr con lo mínimo de ropa puede ser la alternativa más fresca pero también considera que gran parte del cuerpo queda a merced de los rayos solares. Así que si tenemos la posibilidad de usar solo ropa con protección UV ¡mucho mejor! Sino también hay calzas y poleras de manga larga lo suficientemente livianas como para capear las altas temperaturas.

Protegerse del sol. ¡De todas las formas posibles! Lo primero: usar un bloqueador (ideal uno para deportistas porque no se corre con el sudor) en cada uno de los sectores donde la piel está expuesta; un gorro con protección UV y lo que muchas runners olvidamos, los anteojos de sol. Este accesorio nos puede evitar las temidas patas de gallo y además de proteger nuestros ojos del sol.

Ver las señales. Y por último, estar atenta a la información disponible. Revisar antes de salir a entrenar los niveles de radiación y los grados de temperatura. Muchas veces es mejor esperar unas horas o guardar las energías para comenzar a primera hora que dejarse llevar por el entusiasmo y volver deshidratadas o insoladas.

por

Josefina, periodista, corredora aficionada y editora de Ladyrun.

Comentarios

+